Encuentra un tema que te interese

lunes, 2 de octubre de 2017

5 razones por las que la corrección política es un cáncer social

1- Otorga cierta impunidad a las "víctimas históricas"

En la sociedad moderna están bien calados dos bandos: "culpables históricos" y "víctimas históricas". Existen tantas dicotomías culpable-víctima como naciones sobre el planeta; pero en Occidente esto ha llegado a niveles terriblemente absurdos. En esta parte del mundo, los culpables históricos más conocidos son los hombres en general, la gente de raza blanca, los cristianos, los alemanes, y últimamente también los heterosexuales.



Por su parte, las víctimas históricas son las mujeres en general, la gente no blanca, las demás religiones (por alguna razón el islam está a la cabeza), los judíos, y últimamente también los homosexuales o cualquier persona que se identifique con cualquier capricho que no sea la heterosexualidad. A todos ellos, el rótulo de "víctimas históricas" les otorga privilegios:

_Las mujeres ahora pueden cometer casi cualquier atropello contra los hombres y difícilmente recibirán castigo legal y social, y si lo reciben, no corresponde con la gravedad de sus acciones.
_Un negro puede decir cosas ofensivas hacia los blancos y ser celebrado.
_Cualquier judío puede ensalzarse a sí mismo y disminuir al resto bajo el pretexto de ser "un pueblo elegido".
_Cualquier tontería es considerada homofobia o transfobia. Hasta el simple hecho de mostrar desacuerdo con la propaganda LGBT es considerado un ataque de odio.

2- Fomenta discriminación hacia los "culpables históricos"



Por lo expresado anteriormente, los "culpables históricos" padecen lo siguiente:

_C
ualquier mínima crítica de un hombre hacia una mujer genera todo tipo de comentarios negativos. Todo es machismo, todo es misoginia.
_Un blanco debe controlar cada palabra para no ser llamado racista.
_Cualquier tontería es considerada antisemitismo o supremacismo racial.
_Cualquier práctica moralmente cuestionable (o de plano bárbara) de alguna religión no cristiana debe respetarse e incluso permitirse con toda libertad dentro de territorios tradicionalmente cristianos. 
_T
odo ataque a la pareja o familia tradicional es legítimo y justo. Cualquier doctrina y estilo de vida acorde al cristianismo es obsoleto y ridículo.  

Cabe resaltar que la mayoría de las personas que están de acuerdo con el panorama actual son ateas, pero irónicamente tienen muy arraigada esa idea religiosa del "pecado original". 

3- Es una ideología que denigra el trabajo, las artes y las ciencias




Muchas veces ya no se trata de contratar al más competente, sino de darle el puesto a mujeres solo porque ya hay muchos hombres en la empresa. Muchas veces ya no se trata de premiar al mejor actor, sino de que gane el actor negro u homosexual porque ya han ganado muchos blancos y heterosexuales. "Discriminación positiva" le llaman.

4- Exige "cuotas de diversidad" absurdas que afectan a certámenes de belleza, producciones televisivas y cinematográficas

Las "cuotas de diversidad" llegan a grados tan ridículos que atentan gravemente contra el sentido común. Las imágenes valen más que millones de palabras...



5- Paradójicamente, es una forma de menospreciar a la "víctima histórica" a la que se pretende visibilizar

Al atenuar las malas acciones de las "víctimas históricas" o dándole beneficios "para compensar el sufrimiento de sus ancestros", los estamos poniendo en una situación de minusvalía, de gente con incapacidad que necesita varios empujoncitos para lograr sus objetivos; fomentamos en ellas la mediocridad y no jugamos para nada en favor de la igualdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario